Objetivos

El CERTS se propone constituir en centro de referencia regional y nacional para el desarrollo de conocimiento y la formación de recursos humanos en tecnologías de saneamiento de bajo costo.
La misión del Centro es la de contribuir con la educación de la población y la formación de técnicos en el país y la región para dar soluciones de saneamiento adecuadas y de bajo costo a la población.

Objetivos específicos

  • Desarrollar nuevos conocimientos relacionados a sistemas de saneamiento individuales y de pequeñas poblaciones, de bajo costo, para contribuir a la mejora de la calidad de vida de la sociedad y lograr los ODS, en particular el número 6, relativo al derecho humano al saneamiento.
  • Verificar y optimizar el funcionamiento de diversas tecnologías de tratamiento de efluentes de baja escala para contribuir a la mejora de los sistemas de saneamiento existentes y nuevos con el fin de ampliar su cobertura.
  • Capacitar a educadores y técnicos del país y la región, en sistemas de tratamiento de efluentes domiciliarios y de bajo costo, ampliando la base de conocimientos y capacidades para atender la demanda de soluciones de saneamiento a la población.

Funciones

El Centro trabaja en proyectos en 3 áreas estratégicas:

Investigación y conocimiento: Desarrollo de proyectos de investigación de distintas tecnologías (membranas filtrantes, reactores biológicos, etc), verification y optimización de tecnologías de bajo costo (lagunas, humedales, fosas sépticas, cultivo de enzimas, entre otras), evaluación del funcionamiento, diseño, operación y mantenimiento de los sistemas. Certificación y validación de tecnologías de tratamiento de efluentes.

Transferencia tecnológica, formación de capacidades y recursos humanos: Organización de cursos, instancias de intercambio y transferencia tecnológica con instituciones de investigación de la región y fuera de ella, con técnicos de empresas operadoras, instituciones de gestión en políticas públicas, educadores, etc. Desarrollo de infraestructura para la formación de posgrados de instituciones de enseñanza técnica.

Desarrollo de capacidades de articulación institucional: vinculación de centros entre investigación, y de formación de recursos humanos nacionales e internacionales con empresas operadoras de servicios de saneamiento y formuladores de políticas públicas en el tema, instituciones y oportunidades de financiamiento, y articulación con otras áreas de conocimiento relacionadas (economía, sociedad, ambiente, salud, etc.).

Contexto

El Derecho Humano de acceso al saneamiento

El acceso al agua y al saneamiento es reconocido como un derecho humano fundamental. En el año 2010, la Asamblea General de las Naciones Unidas lo reconoció mediante la Resolución 64/292, tanto al agua potable segura y limpia, así como el saneamiento, son esenciales para la realización de los derechos humanos. En Uruguay, tales derechos son reconocidos desde el año 2004 en el Artículo 47 de la Constitución de la República, introducidos por iniciativa de la sociedad civil, a través de un plebiscito. De esta forma, Uruguay fue el primer país en reglamentar el acceso al agua y al saneamiento como derecho humano. A través de la Ley N° 18.610 del 2009, de Política Nacional de Agua se establece que "el Estado actuará propendiendo al efectivo ejercicio de tales derechos".

Saneamiento en Uruguay

El acceso al saneamiento a nivel urbano se lleva a cabo, en general, a través de redes de conducción y sistemas de tratamiento para su disposición final adecuada. En Uruguay, este servicio está a cargo del Gobierno Departamental en Montevideo y de la Administración de Obras Sanitarias del Estado (OSE) en el interior del país. Sin embargo, muchas de las localidades pequeñas del interior y barrios periféricos no cuentan con redes de recolección, y el saneamiento se lleva a cabo por sistemas individuales con eventual recolección a través de camiones barométricos para su disposición final en sistemas de tratamiento alejados.

La cobertura de redes de recolección a nivel nacional alcanza el 60% de la población urbana (95% del total), el 38% cuenta con sistemas estáticos de almacenamiento, un 2% vierte directamente a un curso de agua. La población rural dispersa es el 5% del total. En el interior del país, el 58% de los hogares en zonas urbanas poseen soluciones individuales de saneamiento (pozos negros). El vaciamiento de los pozos mediante barométricas representa un alto costo para los usuarios, la mayoría de los pozos negros presentan pérdidas superficiales y/o subterráneas vertiendo su contenido en cunetas o terrenos circundantes. Según datos del Censo Nacional de 2011, el 65% de los hogares utiliza el servicio de barométrica. La mayoría de ellos no poseen fosas sépticas impermeables y se producen filtraciones, que pueden incidir en la calidad de las aguas subterráneas. Se suma a esto el impacto del vertido de las barométricas en lugares específicos que pueden llegar a afectar las aguas subterráneas y, en general, tienen escasos controles.

Saneamiento en el contexto latinoamericano

El saneamiento es un gran desafío para la región de América Latina y el Caribe, una de las regiones más urbanizadas del mundo. Casi el 80% de la población vive en áreas urbanas y se espera que esta tasa aumente aún más, para el año 2050, se estima que el 86% de la población viva en ciudades.

En este contexto, el desafío es responder a una población cada vez más urbanizada. Las descargas de aguas residuales urbanas están aumentando en la región debido a: i) crecimiento demográfico (la población urbana pasó de 314 millones en 1990 a casi 496 millones en la actualidad y se espera que alcance 674 millones para 2050) y ii) el aumento en el suministro de agua y servicios de saneamiento. En el 2015, el 88% de la población urbana tenía acceso a mejores instalaciones de saneamiento, de las cuales probablemente menos del 60% estaban conectadas a sistemas de alcantarillado. Dado que no ha habido un aumento equivalente en el tratamiento de aguas residuales en la mayor parte de la región LAC, el saneamiento urbano continúa siendo una de las principales preocupaciones de los gobiernos.

Según el Informe WWDR (2017, UNESCO), la población que no está conectada a la red de saneamiento depende principalmente de los sistemas de eliminación in situ, como las letrinas y las fosas sépticas. En estos sistemas, las aguas residuales se eliminan por escorrentía directa o percolación a cursos de agua y acuíferos cercanos, que generalmente contaminan el agua. Además del impacto ambiental, mejorar el saneamiento y el tratamiento de aguas residuales es también una estrategia de intervención clave para controlar y eliminar muchas enfermedades, como el cólera y algunas enfermedades tropicales desatendidas, como dengue, dracunculosis, filariasis linfática, esquistosomiasis, transmisión de helmintos en el suelo y tracoma.

Contribución a los ODS 2030

El CERTS se alinea con los objetivos de desarrollo sostenible de UNESCO para 2030, más específicamente con el ODS 6 "Asegurar agua limpia y saneamiento para todos”. En particular con el ODS 6.2, en relación a "mejorar la calidad del agua mediante la reducción de la contaminación, la eliminación del vertimiento y la reducción al mínimo de la descarga de materiales y productos químicos peligrosos, la reducción a la mitad del porcentaje de aguas residuales sin tratar y un aumento sustancial del reciclado y la reutilización en condiciones de seguridad a nivel mundial”.

El CERTS trabaja en saneamiento como derecho humano al que toda la población debe acceder y se centra en otros ODS que tengan impacto en mejorar la calidad de vida de los sectores menos beneficiados de las sociedades de América Latina, incluyendo:

  • ODS 1 "Fin de la pobreza”. Uno de los aspectos de mejora de la pobreza es la vivienda adecuada con acceso a agua potable y saneamiento. El CERTS se focaliza en aspectos sociológicos de saneamiento en cooperativas tanto a nivel urbano como rural.
  • ODS 2 “Hambre Cero” que se focaliza en asegurar el acceso a la alimentación. El CERTS promueve la investigación y desarrollo en reutilización de aguas para las cosechas.
  • ODS 3 “Salud y Bienestar”. El CERTS busca desarrollar investigaciones que reduzcan riesgos de salud a través de la implementación de soluciones de saneamiento adecuadas para los más pobres, especialmente mujeres y niños.
  • ODS 4 “Educación de Calidad”. El CERTS trabaja en coordinación con programas de escuelas primarias de forma de diseminar el manejo responsable de aguas residuales.
  • ODS 9 “Industria, Innovación e Infraestructura”. La investigación y desarrollo que lleve adelante el CERTS contribuye con soluciones de saneamiento industrial para pequeños poblados y ciudades.
  • ODS 10 “Reducción de las Desigualdades” dentro y entre países. Teniendo un carácter regional, el CERTS expandirá la innovación y las soluciones de saneamiento dentro de América Latina a través de la CODIA.
  • ODS 11 “Ciudades y Comunidades Sostenibles”, mejorando la calidad de vida de la gente en pequeños poblados a través de la implementación de soluciones de saneamiento amigables con el medio ambiente.
  • ODS 13 “Acción por el Clima”. El CERTS contribuye dando soluciones adecuadas para el manejo de aguas residuales, mitigando el impacto ambiental de las actividades humanas.
  • ODS 15 “Vida de Ecosistemas Terrestres”. La investigación y desarrollo del CERTS provee de soluciones para reducir los contaminantes químicos y nutrientes (fósforo y nitrógeno) en cursos de agua y ecosistemas terrestres.
  • ODS 16 “Paz, Justicia e Instituciones Sólidas”. El CERTS contribuye fuertemente al trabajo en red de instituciones académicas regionales y nacionales, junto con instituciones gubernamentales fortaleciendo la colaboración en sus distintos niveles.
  • ODS 17 “Alianzas para lograr los Objetivos”. El CERTS trabaja colaborando con el resto de los actores, para contribuir al fortalecimiento de los Centros y las Instituciones para permitir las alianzas en los países en desarrollo.

Visite ods.gub.uy

El CERTS también contribuye en el “IHP Eighth Phase Strategic Plan ” Tema 4: Agua y Asentamientos del Futuro.