Antecedentes

El Centro Experimental Regional de Tecnologías de Saneamiento tiene su origen a partir de la propuesta de instalación de un Centro Experimental de Nuevas Tecnologías del Agua (CENTA) similar al de Sevilla, en España, en la ciudad de Canelones (Uruguay). La propuesta se inició en 2007 con la firma de un convenio de cooperación entre el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente (Mvotma) de Uruguay, el Ministerio de Medio Ambiente de España, y AECID, como un proyecto de alcance regional en el marco de la Conferencia de Directores Iberoamericanos de Agua (CODIA).

El financiamiento del CERTS fue incorporado en la Ley de Presupuesto 2015-2020, asignando un monto inicial de $1.000.000 (USD 34,000) por año, para financiamiento de actividades claves para su desarrollo.

Durante 2017-18 se integró el proyecto al Programa Nacional de Transformación Productiva y Competitividad, donde se involucraron los múltiples actores locales públicos y privados vinculados al tema.

A nivel internacional, se ha presentado la propuesta para su auspicio como Centro Categoría 2 de UNESCO, que fue aprobada por el Consejo Ejecutivo en junio de 2018, y actualmente se encuentra en el proceso de verificación y aprobación final. En diciembre de 2018, una misión especializada de UNESCO visitó Uruguay con el fin de conocer las capacidades en la materia y analizar la viabilidad del proyecto. La aprobación del auspicio como Centro Categoría 2 de UNESCO del CERTS será considerada por parte del Consejo Ejecutivo en su reunión de octubre, para su aprobación por la Asamblea General de UNESCO en noviembre de 2019, en Paris.